CANCIÓN DEL CAMINANTE

 

Porque el camino es largo y desalienta,

porque tenemos miedo de andar a tientas,

porque esperando a solas poco se alcanza,

valen más dos temores que una esperanza.

 

DAME LA MANO Y VAMOS YA...

DAME LA MANO Y VAMOS YA.

 

Si por delicadeza perdí mi vida,

quiero ganar la tuya por decidida.

Porque el silencio es cruel, peligroso el viaje:

yo te doy mi canción, tú me das coraje.

 

Animo nos daremos a cada paso,

ánimo compartiendo la sed y el vaso.

Ánimo que aunque hayamos envejecido,

siempre el dolor parece recién nacido.

 

Porque la vida es poca, la muerte mucha.

Porque no hay guerra, pero sigue la lucha.

Siempre nos separaron los que dominan,

pero sabemos hoy que eso se termina.

 

Visite www.miscancionescatolicas.com