TE AGRADEZCO, SEÑOR

Te agradezco, Señor,
por ser mi amigo,
porque siempre conmigo,
cantando estás.
El perfume de flores,
armoniosos colores,
y el mar que murmura,
tu nombre invocan.

Escondido Tú estás
entre verdes montañas,
entre campos en fiesta,
en el sol a brillar.

En la sombra que abriga,
en la brisa amiga,
yen la fuente que corre,
ligera y cantando.

Te agradezco también
porque en la alegría,
y en el dolor, cada día
te puedo encontrar.

Cuando el dolor me consume
murmuro tu nombre,
y aunque sufriendo,
yo puedo cantar.

Visite www.miscancionescatolicas.com