DIOS NO QUIERE LA MUERTE

Dios no quiere la muerte del pecador,
sino que viva,
que se convierta, y que viva.

Tu palabra es luz que me ilumina.
Tu palabra es pan que me alimenta.
Con tu cuerpo y tu sangre me confortas,
y me haces vivir tu misma vida.

Voy sediento buscando el agua viva,
como ciego ansío ver tu luz.
Siento heridas de muerte mas no temo,

porque sé que contigo viviré.

 

 

Visite www.miscancionescatolicas.com